18 de agosto de 2018

Moros y cristianos


Pedro Antonio de Alarcón
Moros y cristianos
(Cuento)
III

Ugíjar dista de Aldeire cosa de cuatro leguas de muy mal camino. No
serían, sin embargo, las nueve de la siguiente mañana, cuando el tío Juan
Gómez, vestido con su calzón corto de punto azul y sus bordadas botas
blancas de los días de fiesta, hallábase ya en el despacho de D. Matías de
Quesada, hombre de mucha edad y mucha salud, doctor en ambos Derechos y
autor de la mayor parte de los entuertos contra la justicia que se hacían
por entonces en aquella tierra. Había sido toda su vida lo que se llama un
abogado picapleitos, y estaba riquísimo y muy bien relacionado en Granada
y Madrid.

Oído que hubo la historia de su digno compadre, y después de examinar
atentamente el pergamino, díjole que, en su opinión, nada de aquello olía
a tesoro; que el nicho en que halló el tubo debió de ser un babuchero, y
que el escrito le parecía una especie de oración que los moros suelen leer
todos los viernes por la mañana... Pero, sin embargo, no siéndole a él
completamente conocida la lengua árabe, remitiría el documento a Madrid a
un condiscípulo suyo que estaba empleado en la Comisaría de los Santos
Lugares, a fin de que lo enviara a Jerusalén, donde lo traducirían al
castellano; por todo lo cual sería conveniente mandarle al madrileño un
par de onzas de oro en letra, para una jícara de chocolate.

Mucho lo pensó el tío Juan Gómez antes de pagar un chocolate tan caro
(que resultaba a diez mil doscientos cuarenta reales la libra); pero tenía
tal seguridad en lo del tesoro (y a fe que no se equivocaba, según después
veremos), que sacó de la faja ocho monedillas de a cuatro duros y se las
entregó al abogado, quien las pesó una por una antes de guardárselas en el
bolsillo; con lo que el tío Hormiga tomó la vuelta de Aldeire decidido a
seguir excavando en la Torre del Moro, mientras tanto que enviaban el
pergamino a Tierra Santa y volvía de allá traducido; diligencias en que,
según el letrado, se tardaría cosa de año y medio.

Ningún comentario:

Publicar un comentario