15 de xullo de 2018

Di Stefano

MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN

    EL PAIS | Deportes - 22-09-2003
    Comparto con Serrat, y tantos otros arrapiezos catalanes, el mito ya
    cantable de Basora, César, Kubala, Moreno y Manchón. Ahí están esos cinco
    cromos junto a las fotos de mis seres queridos y a los vacíos de los
    animales que se me han muerto. Y de aquella adolescencia sensible extraigo
    una foto que empezó siendo deportiva y acabó siendo política. Di Stéfano
    bebiendo agua de la Fuente de Canaletas, en plena Rambla, señal simbólica de
    que nunca abandonaría Barcelona, a pesar de que las aguas ya sabían algo a
    cloro y no eran las mismas que había hecho traer siglos atrás Fivaller desde
    las colinas más propicias.

Ningún comentario:

Publicar un comentario